China Actualiza su ‘Arte de la Guerra (Híbrida)’

Escrito por Pepe Escobar via Asia Times

El General chino Qiao Liang argumenta, ‘Si tenemos que bailar con los lobos, no debemos bailar al ritmo de los Estados Unidos’.

En 1999, Qiao Liang, entonces coronel de alto rango de la fuerza aérea del Ejército Popular de Liberación, y Wang Xiangsui, otro coronel de alto rango, causaron un tremendo alboroto con la publicación de Guerra Sin Restricciones: El Plan Maestro de China para Destruir América.

La Guerra Sin Restricciones fue esencialmente el manual del Ejército Popular de Liberación para la guerra asimétrica: una actualización del Arte de la Guerra de Sun Tzu. En el momento de la publicación original, con China todavía muy lejos de su actual influencia geopolítica y geo-económica, el libro fue concebido como un enfoque defensivo, lejos del sensacionalista “destruir a América” añadido al título para la publicación de EEUU en 2004.

Ahora el libro está disponible en una nueva edición y Qiao Liang, como general retirado y director del Consejo de Investigación sobre Seguridad Nacional, ha reaparecido en una entrevista bastante reveladora publicada originalmente en la edición actual de la revista Zijing (Bauhinia) con sede en Hong Kong.

El General Qiao no es un miembro del Politburó con derecho a dictar la política oficial. Pero algunos analistas con los que hablé están de acuerdo en que los puntos clave que hace en su capacidad personal son bastante reveladores del pensamiento del PLA. Revisemos algunos de los puntos más destacados.

Bailando con lobos

El grueso de su argumento se concentra en las deficiencias de la manufactura estadounidense: “¿Cómo puede EEUU querer hoy en día hacer la guerra contra la mayor potencia manufacturera del mundo mientras su propia industria está vacua?”

Un ejemplo, refiriéndose al Covid-19, es la capacidad de producir ventiladores: “De las más de 1.400 piezas necesarias para un ventilador, más de 1.100 deben ser producidas en China, incluyendo el montaje final. Ese es el problema de los EEUU hoy en día. Tienen tecnología de alto nivel, pero no los métodos y ni la capacidad de producción. Así que tienen que depender en la producción china”.

El General Qiao descarta la posibilidad de que Vietnam, Filipinas, Bangladesh, India y otras naciones asiáticas puedan reemplazar la mano de obra barata de China: “Piensa en cuál de estos países tiene más trabajadores cualificados que China. ¿Qué cantidad de recursos humanos de nivel medio y alto se produjo en China en estos últimos 30 años? ¿Qué país está educando a más de 100 millones de estudiantes en los niveles secundario y universitario? La energía de toda esta gente está todavía lejos de ser liberada para el desarrollo económico de China”.

Él reconoce que el poder militar de los EEUU, incluso en tiempos de epidemia y dificultades económicas, siempre es capaz de “interferir directa o indirectamente en la cuestión del estrecho de Taiwán” y encontrar una excusa para “bloquear y sancionar a China y excluirla de Occidente”. Añade que, “como país productor, todavía no podemos satisfacer nuestra industria manufacturera con nuestros propios recursos y dependemos de nuestros propios mercados para consumir nuestros productos”.

En consecuencia, argumenta, es “bueno” que China se comprometa con la causa de la reunificación, “pero siempre es malo si se hace en el momento equivocado”. Sólo podemos actuar en el momento adecuado. No podemos permitir que nuestra generación cometa el pecado de interrumpir el proceso del renacimiento de la nación china”.

El General Qiao aconseja, “No pienses que sólo la soberanía territorial está ligada a los intereses fundamentales de una nación. Otros tipos de soberanía – económica, financiera, de defensa, alimentaria, de recursos, biológica y cultural – están todas vinculadas a los intereses y la supervivencia de las naciones y son componentes de la soberanía nacional”.

Para detener el movimiento hacia la independencia de Taiwán, “aparte de la guerra, hay que tener en cuenta otras opciones. Podemos pensar en los medios para actuar en la inmensa zona gris entre la guerra y la paz, e incluso podemos pensar en medios más particulares, como el lanzamiento de operaciones militares que no lleven a la guerra, pero que puedan implicar un uso moderado de la fuerza”.

En una formulación gráfica, el General Qiao piensa que, “si tenemos que bailar con los lobos, no debemos bailar al ritmo de los EEUU. Deberíamos tener nuestro propio ritmo, e incluso intentar romper el ritmo de ellos, para minimizar su influencia. Si el poder americano está blandiendo su bastón, es porque ha caído en una trampa.”

En resumen, para el General Qiao, “China debe mostrar primero una prueba de determinación estratégica para resolver la cuestión de Taiwán, y luego paciencia estratégica. Por supuesto, la premisa es que debemos desarrollar y mantener nuestra fuerza estratégica para resolver la cuestión de Taiwán por la fuerza en cualquier momento.”

Se quitaron los guantes

Ahora comparen el análisis del General Qiao con el ya obvio hecho geopolítico y geoeconómico de que Beijing responderá ojo por ojo a cualquier táctica de guerra híbrida desplegada por el gobierno de los Estados Unidos. Definitivamente se han quitado los guantes.

La expresión estándar de oro ha llegado en un editorial sin restricciones del Global Times: “Debemos tener claro que hacer frente a la supresión de EEUU será el foco principal de la estrategia nacional de China. Debemos mejorar la cooperación con la mayoría de los países. Se espera que los EEUU contengan las líneas de frente internacionales de China, y debemos derribar este complot de EEUU y hacer de la rivalidad China-EEUU un proceso de auto-aislamiento de EEUU”.

Un corolario inevitable es que la ofensiva total para paralizar a Huawei será contrarrestada en especie, señalando como blanco a Apple, Qualcom, Cisco y Boeing, incluso incluyendo “investigaciones o suspensiones de su derecho a hacer negocios en China”.

Así que a efectos prácticos, Beijing ha revelado públicamente su estrategia para contrarrestar las afirmaciones del Presidente de los Estados Unidos Donald Trump de que “podríamos cortar toda la relación”.

Una matriz de racismo tóxico y anticomunismo es responsable del sentimiento antichino predominante en los EEUU, que abarca al menos el 66% de toda la población. Trump instintivamente se apoderó de la misma – y la re-empaqueto como su tema de campaña de reelección, totalmente aprobado por Steve Bannon.

El objetivo estratégico es ir tras China en todo el espectro. El objetivo táctico es forjar un frente anti-China a través de Occidente: otro ejemplo del cerco, estilo guerra híbrida, enfocado en la guerra económica.

Esto implicará una ofensiva concertada, tratando de hacer cumplir los embargos y tratando de bloquear los mercados regionales a las empresas chinas. La guerra jurídica (o Lawfare) será la norma. Incluso congelar los activos chinos en los EEUU ya no es una propuesta descabellada.

Cada posible ramificación de la Ruta de la Seda –  en el frente energético, puertos, la Ruta de Seda de la Salud, la interconexión digital –  será un blanco estratégico. Aquellos que soñaban que el Covid-19 podría ser el pretexto ideal para una nueva Yalta –  uniendo a Trump, Xi y Putin –  pueden descansar en paz.

La “Contención” se pondrá en sobremarcha. Un ejemplo claro es el Almirante Philip Davidson – jefe del Comando Indo-Pacífico – pidiendo $20 billones para un “robusto cordón militar” desde California hasta Japón y a lo largo de la cuenca del Pacífico, con “redes de ataque de precisión de alta supervivencia” a lo largo de la cuenca del Pacífico y “fuerzas conjuntas rotatorias basadas en el avance” para contrarrestar la “renovada amenaza que enfrentamos de la competencia de las grandes potencias”.

Davidson argumenta que, “sin una disuasión convencional válida y convincente, China y Rusia se envalentonarán para tomar acción en la región para suplantar los intereses de EEUU”.

Ver el Congreso del Pueblo

Desde el punto de vista de grandes franjas del Sur Global, la actual y extremadamente peligrosa incandescencia, o Nueva Guerra Fría, se interpreta principalmente como el progresivo fin de la hegemonía de la coalición occidental sobre todo el planeta.

Aún así, el hegemón pide tajantemente, a decenas de naciones que se posicionen una vez más en un imperativo “estás con nosotros o contra nosotros” de guerra global contra el terror.

En la sesión anual del Congreso Nacional del Pueblo, que comienza este viernes, veremos cómo China se ocupará de su máxima prioridad: reorganizarse internamente después de la pandemia.

Por primera vez en 35 años, Beijing se verá obligado a renunciar a sus objetivos de crecimiento económico. Esto también significa que el objetivo de duplicar el PIB y la renta per cápita para 2020 en comparación con 2010 también se aplazará.

Lo que debemos esperar es un énfasis absoluto en el gasto interno – y en la estabilidad social – por encima de la lucha por convertirse en un líder mundial, aunque eso no se pase totalmente por alto.

Después de todo, el Presidente Xi Jinping dejó claro a principios de esta semana que el “desarrollo y despliegue de la vacuna Covid-19 en China, cuando esté disponible” no estará sujeto a la lógica de la Gran Farma, sino que “se convertirá en un bien público mundial”. Esta será la contribución de China para asegurar la accesibilidad y asequibilidad de la vacuna en los países en desarrollo”. El Sur Global está prestando atención.

Internamente, Beijing impulsará el apoyo a las empresas estatales que sean fuertes en innovación y asunción de riesgos. China siempre desafía las predicciones de los “expertos” occidentales. Por ejemplo, las exportaciones aumentaron un 3.5% en abril, cuando los expertos preveían una disminución del 15.7%. El surplus comercial fue de $45.3 billones, cuando los expertos pronosticaban sólo $6.3 billones.

Pekín parece identificar claramente la brecha que se extiende entre un Occidente, especialmente los EEUU, que se está sumergiendo en territorio de facto como la Nueva Gran Depresión con una China que está a punto de reavivar su crecimiento económico. El centro de gravedad del poder económico mundial sigue moviéndose, inexorablemente, hacia Asia.

¿Guerra híbrida? Pues adelante.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website at WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: