La Nueva Campaña Anti-China Se Basa En Mentiras

via Moon of Alabama

Para evitar la auto-examinación de los fracasos que permitieron a los EE.UU. exceder el número de víctimas de cada una de las otras naciones, los poderes dentro de América decidieron culpar a alguien más.

El primer intento de Trump fue culpar a la Organización Mundial de la Salud por no proporcionar toda la información. Pero 16 funcionarios de la administración de los EE.UU. se integraron en la OMS en Ginebra. Ellos transmitieron actualizaciones en tiempo real de toda la información que la OMS recibió.

Como los demócratas y los medios de comunicación no se unieron a Trump para culpar a la OMS, se necesitaba otro chivo expiatorio. Todo el mundo estuvo de acuerdo en que China sería el objetivo más conveniente.

La intensidad de la actual campaña anti-China recuerda a la preparación para la guerra de Irak. La gente que ahora afirma que “China mintió y gente murió” es la misma que dirigió la campaña contra las armas de destrucción masiva en Irak. Pero todos los informes que afirman que las armas de destrucción masiva iraquíes son sólo fantasía. Los informes de culpabilidad de China son tonterías similares.

Como este es un año de elecciones ambos partidos tratan de asociar al otro lado con el nuevo villano:

“Donald Trump envió suministros médicos críticos a China mientras los americanos siguen sufriendo. Necesita seguir su supuesto lema de America First”, dijo el presidente de American Bridge, Bradley Beychok, en una declaración. “Nos estamos asegurando de que los votantes de Michigan, Pensilvania y Wisconsin sepan muy bien no sólo lo mal que Trump ha estropeado esta crisis, sino también lo mucho le doblo rodilla a China en medio de la misma”.

“Estamos más que contentos de dejar que el público estadounidense decida en quién confía, si en el presidente Trump o en Beijing Biden, para que se ponga duro con China”, dijo Brian O. Walsh, presidente de America First, en respuesta a la nueva campaña publicitaria de American Bridge. American Bridge dijo que el anuncio es el primero de su nueva campaña ofensiva dirigida a Trump, su empresa, sus socios comerciales y sus hijos adultos por sus vínculos con China y otras inversiones extranjeras.

El grupo dijo que planea desplegar anuncios digitales microfocalizados sobre ese tema como parte de “un asalto total a Trump y su familia por su corrupción — en China y otros países — que involucra sobornos extranjeros, favores políticos, inversiones turbias en bienes raíces y fiestas con dictadores”.

Esto será malo para otras cuestiones políticas importantes:

Rania Khalek @RaniaKhalek – 19:27 UTC – 17 de abril de 2020

La actitud anti-China va a ahogar el impulso progresivo para la atención medica universal y la cancelación de la deuda de los estudiantes. Como el Russiagate, este nuevo peligro amarillo llevará a un mayor gasto militar y a más guerras. Es triste que muchos de los que deberían saberlo no puedan ver eso.

Algunos legisladores quieren permitir que personas random demanden a China por el “daño que causó”. Otros buscan incumplir los 1,2 trillones de dólares de deuda que los EE.UU. poseen con China.

Para culpar a China los halcones la acusan de tres cuestiones:

  • La falta de higiene pública
  • Información insuficiente
  • Crear o propagar el virus por accidente

El “mercado húmedo” de Wuhan no tenía problemas de higiene. Un “mercado húmedo” es comparable a un mercado de agricultores (vid). Es “húmedo” en el sentido de que proporciona productos frescos como frutas, verduras, carne y pescado. Un “mercado seco” proporciona los productos complementarios como el arroz, la harina, el té y el azúcar. China aún no ha sido invadida por las cadenas de supermercados. Alrededor del 40% de los chinos se abastecen de su comida diaria en los mercados húmedos.

El mercado húmedo de Wuhan no fue la fuente de la epidemia. No vendió ni vende murciélagos. La epidemia comenzó en diciembre en un momento en que los murciélagos hibernan. El primer caso conocido no estaba relacionado con el mercado en absoluto.

Los EE.UU. afirman que China no les informó suficientemente. La línea de tiempo publicada por China y confirmada por los medios de comunicación no apoya esa afirmación.

El 3 de enero el jefe del Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos fue informado personalmente por su homólogo chino de que había un brote de neumonía de causa desconocida en Wuhan. El 8 de enero la “causa desconocida” fue identificada como un nuevo coronavirus. El 12 de enero se publicó una secuencia completa del genoma del virus y se desarrollaron kits de pruebas preliminares que se pusieron a disposición en Wuhan. Para el 13 de enero se había desarrollado en Alemania otro protocolo de pruebas y ensayos y el 17 de enero la OMS adoptó su versión refinada.

En los EE.UU. el CDC insistió en desarrollar su propia prueba y falló al contaminar sus componentes de prueba. Luego falló durante más de un mes para corregir el problema.

Recientemente se preguntó al Ministerio Federal de Salud de Alemania si percibía una falta de información de China o si veía motivos para criticar a China por sus cambios en el número de casos. Respondió (en alemán, mi traducción):

“el gobierno federal no es consciente de que China haya retenido algún dato”… “Considerando el desarrollo provisional, la adopción de diferentes definiciones de casos durante la epidemia en China es comprensible”.

Otra afirmación es que China de alguna manera creó el virus o lo dejó escapar de un laboratorio en Wuhan donde estaba investigando los virus de los murciélagos.

Pero los científicos ven una fuerte evidencia de que el nuevo coronavirus es un desarrollo natural y no creen que se haya filtrado desde un laboratorio en Wuhan:

Edward Holmes, biólogo de la Universidad de Sydney y miembro de la respetada Royal Society de Londres, dijo que el laboratorio de Wuhan al que algunos culpan de la pandemia tiene especímenes del virus de murciélago RaTG13, el pariente más cercano del SARS-CoV-2 de fuente Covid-19, pero los dos no están genéticamente vinculados.

Las cepas de RaTG13, dice, son de la provincia de Yunnan, en el sur de China, y no de la ciudad central de Wuhan, el epicentro inicial de la pandemia.

El rastreo del genoma ha revelado que el virus de murciélago RaTG13 tiene por lo menos 20 años de divergencia genética, o cambio evolutivo, con respecto al SARS-CoV-2, y posiblemente hasta 50 años, lo que lo descarta como la fuente de la pandemia.

Las reclamaciones contra China hechas por ambos partidos de los Estados Unidos no tienen un fundamento fáctico.

No es de extrañar que los chinos se pregunten “¿Qué Es Lo Que Realmente Quieren De Nosotros?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

<span>%d</span> bloggers like this: