Solo se Avecinan Tiempos Difíciles Para Arabia Saudita

Escrito por Viktor Mikhin via New Eastern Outlook

Los ingresos generados por la empresa petrolera estatal Saudi Aramco representan hasta el 80% del presupuesto fiscal del reino. La empresa no ocultó sus pérdidas, y oficialmente informó de una disminución de $22.9 billones en los ingresos netos en 2019, y también ha habido serios recortes de gastos en el desarrollo, es decir, en el mantenimiento y el aumento de la producción. En el informe se identifican correctamente las razones de estas pérdidas, destacando los bajos precios del petróleo y la reducción de los volúmenes de producción.

Si analizamos estos datos, se hace bastante obvio que los saudíes están jugando un juego arriesgado en los mercados mundiales del petróleo, ofreciendo su “oro negro” a $25 por barril. Dados los bajos costos de producción de petróleo de Arabia Saudita, Riad está en una posición en la que podría bajar el precio de venta aún más. Pero esta caída de los precios plantea una serie de preguntas muy importantes: ¿de dónde vendrá el dinero para financiar la vida de lujo a la que los saudíes se han acostumbrado? ¿Cómo mantendrán su enorme aparato estatal y, más aún, su aparato represivo? ¿Y cómo financiarán los ambiciosos planes del actual gobernante de facto del reino, el Príncipe Heredero Mohammad bin Salman? ¿De dónde sacarán el dinero para su muy publicitada Visión Saudita 2030, que se supone catapultará a Arabia Saudita al siglo 21? ¿De dónde vendrá el dinero para mantener a casi 10 millones de trabajadores extranjeros en el país? Después de todo, si sus salarios son recortados, volverán a casa de la noche a la mañana. ¿Y quién trabajará en los campos de petróleo cuando se hayan ido? – Los saudíes no trabajarán allí ellos mismos, ya que todos los nacidos en el reino nacen con una cuchara de plata en la boca.

Los saudíes ya se están enfrentando a todas estas preguntas, y no son tan fáciles de responder. Hace aproximadamente un año, el Príncipe Heredero detuvo a varias docenas de príncipes y funcionarios del gobierno en una purga, y “sacudió” más de $100 billones de ellos. Pero este dinero ya ha sido gastado. Y no será capaz de salirse con la suya si vuelve a hacer este truco. Como resultado de estas medidas dictatoriales, el nivel de insatisfacción con las medidas actuales entre numerosos príncipes también ha ido creciendo, y el Príncipe Heredero sólo ha respondido apretando los tornillos y deteniendo a más personas. Por ejemplo, recientemente dos miembros de alto rango de la familia real saudita — el ex Ministro del Interior Muhammad bin Nayef al Saud y el hermano menor del Rey, Ahmed bin Abdulaziz al Saud — fueron arrestados. Según los informes de la Associated Press, que citan una fuente del Reino que conoce los detalles del caso fueron detenidos por no apoyar al Príncipe Heredero Mohammad bin Salman, que ha consolidado el control de todas las principales palancas de poder dentro del reino. Según esta fuente, la decisión de arrestar a los miembros de la dinastía gobernante se tomó después de lo que se describió como un cúmulo de comportamiento que era provocativo para el liderazgo. Associated Press describe los arrestos como inesperados, ya que el Príncipe Muhammad bin Nayef ha sido mantenido bajo estrecha vigilancia desde que fue apartado de la línea de sucesión por el hijo del Rey en 2017, mientras que Ahmed bin Abdulaziz, de 77 años de edad, es el hermano menor del Rey y también es un miembro importante de la familia gobernante de Al Saud.

Otras dos fuentes anónimas entrevistadas por la Associated Press se negaron a caracterizar las acciones de los dos príncipes como un intento de golpe de estado. Una fuente dijo que los arrestos enviaron el siguiente mensaje a todos los miembros de la familia real: “Dejen de refunfuñar” y sigan la línea, porque si el príncipe Ahmed puede ser arrestado, cualquier príncipe puede y lo será. La fuente explicó que el príncipe Ahmed era visto como una persona a la que otros miembros de la realeza podían acudir cuando se sentían molestos por el actual control del poder del príncipe heredero, de 34 años de edad.

El Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Mohammad bin Salman, trata de presentarse como partidario de las reformas progresivas, pero según muchas organizaciones internacionales de derechos humanos, el Príncipe Heredero utiliza estas actividades para distraer de la represión política y el abuso de poder. Entre otras cosas, se le ha acusado de haber participado en el brutal asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi en el consulado saudita de Estambul. También se cree que los servicios de seguridad saudíes controlados por el Príncipe Heredero espían ilegalmente a los ciudadanos, hackean sus cuentas de redes sociales y realizan muchas otras acciones ilegales.

No es de extrañar que estos sean tiempos difíciles para el reino, y curiosamente, han sido provocados por las políticas altamente incompetentes y de confrontación del Príncipe Heredero. La fuerte caída de los precios del petróleo se produjo cuando los saudíes, luchando por navegar en los mercados mundiales, trataron de imponer duras condiciones a Rusia en el marco del acuerdo de la OPEP+. Aunque Arabia Saudita declaró una “guerra total de precios del petróleo” después de que Rusia se negara a unirse a un acuerdo de la OPEP, este plan puede resultar contraproducente para Riad, escribe la plataforma de inteligencia geopolítica Stratfor. De acuerdo con la sinopsis dada en la plataforma Stratfor, al tratar de forzar a Moscú a hacer concesiones, Arabia Saudita ha tomado medidas contraproducentes, pasando por alto las serias reservas de divisas de Rusia, y tampoco ha considerado su propia bastante inestable situación económica. “Mientras que antes Arabia Saudita esperaba mantener su posición y sus ingresos en el mercado petrolero fomentando la cooperación entre los principales actores”, señala el columnista de Bloomberg Opinion David Fickling, “ahora apuesta a que su mejor perspectiva es hacer lo contrario: Entablar un juego de la gallina con Moscú y la industria petrolera independiente de EE.UU., y contar con ser el último jugador en pie”.

En cuanto a Rusia, la caída de los precios del petróleo ha supuesto un duro golpe para su economía, pero muchos economistas mundiales subrayan que Moscú está en una posición mucho mejor que Riad. Esto se debe a que Rusia ha estado acumulando reservas en su Fondo de Riqueza Nacional desde 2017 a cualquier precio por encima de $40 por barril. Según los datos públicos más recientes, el fondo ha acumulado $150 billones y reservas en efectivo de $570 billones. Pase lo que pase, estas reservas ayudarán a suavizar el golpe cuando los precios caigan.

Por otra parte, los saudíes se enfrentan a un escenario en el que no recibirán suficientes dividendos de Saudi Aramco, y se verán obligados a financiar la mitad del presupuesto fiscal con su fondo de reserva o tendrán que pedir dinero prestado al extranjero. La segunda opción parece bastante probable, dado que la proporción entre la deuda y el PIB del país es sólo del 26%. Sin embargo, las tasas de interés pueden aumentar debido a la incertidumbre sobre los futuros precios del petróleo y también debido a la impulsividad e incompetencia del liderazgo político saudí.

El enfrentamiento entre Arabia Saudita y Rusia por los precios del petróleo está teniendo un duro efecto en la economía de EE.UU., según los propios economistas estadounidenses. Los productores de esquisto estadounidense ya estaban en una posición vulnerable el año pasado, en parte porque habían logrado un éxito sin igual al aumentar la producción en el mercado interno. Según un informe de Evercore ISI, los operadores de esquisto han tenido un flujo de caja negativo acumulado de más de $280 billones desde el 2007. Los bancos y las empresas de capital privado de los EE.UU., que han financiado el crecimiento en el boom del esquisto, están empezando a reducir su apoyo a las empresas de esquisto a medida que sus balances se deterioran. En informes recientes indican que más de $140 billones de deuda para el sector de la exploración y la producción corren el peligro de caer en la “calificación de basura”. Si esto ocurriera, también afectaría a las empresas asociadas de recolección, procesamiento y transporte, cuya deuda total asciende a más de $300 billones. Muy pocas empresas estadounidenses pueden prosperar con los actuales precios del petróleo. Una encuesta de la Junta de la Reserva Federal de Dallas a finales del año pasado encontró que el 59% de los operadores de su región necesitan precios de crudo de $50 o más por barril. Sin embargo, al 12 de marzo, la referencia del West Texas Intermediate (WTI) estaba en $30,71.

Está claro que el mundo está volviendo a la era del petróleo barato. Los mayores productores van a aumentar su producción, lo que resultará en una larga caída de las cotizaciones del precio del petróleo. Los expertos están tratando de determinar quién corre más riesgo, para quienes todo podría terminar en un desastre económico, y quién ganará la guerra de precios, incrementando su participación en el mercado internacional y convertirse en el jugador más influyente. ¿Acaso habrá algún ganador en este juego?

Viktor Mikhin, miembro correspondiente de la RANS, para la revista online “New Eastern Outlook“.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: