Un Jubileo de la Deuda Corona es la Única Manera de Evitar Una Depresión

Escrito por Michael Hudson via Washington Post

Incluso antes de que apareciera el novedoso coronavirus, muchas familias estadounidenses se estaban retrasando en los préstamos estudiantiles, préstamos para automóviles, tarjetas de crédito y otros pagos. La sobrecarga de deuda estadounidense estaba valorando su mano de obra e industria fuera de los mercados mundiales. Una crisis de deuda era inevitable eventualmente, pero el Covid-19 la hizo inmediata.

El distanciamiento social masivo, con la consiguiente pérdida de empleos, caídas de acciones y los enormes rescates a las empresas, eleva la amenaza de una depresión. Pero no tiene por qué ser así. La historia nos ofrece otra alternativa en tales situaciones: un jubileo de la deuda. Este paso de limpiar la pizarra y restaurar el equilibrio reconoce la verdad fundamental de que cuando las deudas crecen demasiado grandes para ser pagadas sin reducir a los deudores a la pobreza, la manera de mantener la sociedad unida y restaurar el equilibrio es simplemente cancelar las deudas malas.

La palabra “Jubileo” viene de la palabra hebrea para “trompeta” — yobel. En la Ley de Moisés, se tocaba cada 50 años para señalar el Año del Señor, en el que las deudas personales debían ser canceladas. La alternativa, advirtió el profeta Isaías, era que los pequeños propietarios perdieran sus tierras a los acreedores: “Ay de vosotros que añadís casa por casa y unís campo por campo hasta que no queda espacio y viváis solos en la tierra.” Cuando Jesús dio su primer sermón, el Evangelio de Lucas lo describe como desenrollando el pergamino de Isaías y anunciando que había venido a proclamar el Año del Señor, el Año del Jubileo.

Hasta hace poco, los historiadores dudaban de que un jubileo de la deuda hubiera sido posible en la práctica, o que tales proclamaciones pudieran ser aplicadas. Pero los asiriólogos han encontrado que desde el principio de la historia registrada en el Cercano Oriente, era normal que los nuevos gobernantes proclamaran una amnistía de la deuda al tomar el trono. En lugar de soplar una trompeta, el gobernante “levantó la antorcha sagrada” para señalar la amnistía.

Se entiende ahora que estos gobernantes no estaban siendo utópicos o idealistas en el perdón de deudas. La alternativa hubiera sido que los deudores cayeran en la esclavitud. Los reinos habrían perdido su fuerza de trabajo, ya que muchos estarían trabajando en las deudas con sus acreedores. Muchos deudores habrían huido (de la misma manera que los griegos emigraron en masa después de su reciente crisis de la deuda), y las comunidades habrían sido propensas a ser atacadas desde fuera.

Los paralelismos con el momento actual son notables. La economía de los EE.UU. se ha polarizado fuertemente desde el colapso del 2008. Para demasiados, sus deudas dejan pocos ingresos disponibles para el gasto del consumidos o gastos de interés nacional. En una economía en crisis, cualquier demanda de que las nuevas deudas masivas sean pagadas a una clase financiera que ya ha absorbido la mayor parte de la riqueza obtenida desde 2008 sólo dividirá aún más a nuestra sociedad.

Esto ha sucedido antes en la historia reciente — después de la Primera Guerra Mundial, la carga de las deudas de guerra y las reparaciones llevaron a Alemania a la bancarrota, contribuyendo al colapso financiero mundial de 1929-1931. La mayor parte de Alemania era insolvente, y su política se polarizó entre los nazis y los comunistas. Todos sabemos cómo terminó eso.

La quiebra bancaria del 2008 en los Estados Unidos ofreció una gran oportunidad para cancelar las hipotecas basura, a menudo fraudulentas, que pesaban sobre muchas familias de bajos ingresos, especialmente de minorías. Pero esto no se hizo, y millones de familias estadounidenses fueron desalojadas. La forma de restaurar la normalidad hoy en día es una reducción de la deuda. Las deudas más atrasadas y con mayor probabilidad de impago son las de los estudiantes, las deudas médicas, las de los consumidores en general y las deudas puramente especulativas. Bloquean el gasto en bienes y servicios, reduciendo la economía “real”. Una amortización sería pragmática, no una mera simpatía moral por los menos afluentes.

De hecho, podría crear lo que los alemanes llamaron un “Milagro Económico” — su propio, moderno jubileo de la deuda en 1948, en la reforma monetaria administrada por las Potencias Aliadas. Cuando el Marco Alemán fue introducido, reemplazando al Reichsmark, el 90 por ciento de la deuda pública y privada fue eliminada. Alemania emergió como un país casi libre de deudas, con bajos costos de producción que impulsaron su economía moderna.

Los críticos advierten del colapso de los acreedores y de los costos ruinosos para el gobierno. Pero si el gobierno de EE.UU. puede financiar $4,5 trillones en alivio cuantitativo, puede absorber el costo de la renuncia a la deuda estudiantil y otras deudas. Y para los prestamistas privados, sólo los préstamos malos deben ser eliminados. Gran parte de lo que se cancelaría son las acumulaciones, los cargos por mora y las multas por préstamos fallidos. En realidad, subvenciona los préstamos fallidos para dejarlos en su lugar.

En el pasado, el políticamente poderoso sector financiero ha bloqueado una reducción de deudas. Hasta ahora, la ética básica de la mayoría de nosotros ha sido que las deudas deben ser pagadas. Pero es hora de reconocer que la mayoría de las deudas ahora no pueden ser pagadas — a través de de ninguna culpa real de los deudores ante el desastre económico de hoy.

El brote de coronavirus está sirviendo como un ejercicio de expansión de la mente, haciendo que se puedan pensar soluciones hasta ahora impensables. Las deudas que no pueden ser pagadas no lo serán. Un jubileo de deudas puede ser la mejor salida.

Michael Hudson, autor de “… and forgive them their debts” y “Killing the Host“, es presidente del Instituto para el Estudio de las Tendencias Económicas a Largo Plazo y es distinguido profesor investigador de economía en la Universidad de Missouri en Kansas City.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Create your website with WordPress.com
Get started
%d bloggers like this: