¿El Virus de China Desencadenará Una Nueva Gran Depresión?

Escrito por F. William Engdahl via New Eastern Outlook:

Históricamente, las mayores depresiones económicas han comenzado con eventos inesperados en la periferia de los principales mercados financieros. Ese fue el caso en mayo de 1931 con el colapso sorpresa del Banco Creditanstalt austríaco en Viena, que derribó todo el frágil sistema bancario de la Alemania de la posguerra, lo que provocó la Gran Depresión en los Estados Unidos cuando los principales bancos estadounidenses fueron sacudidos hasta sus cimientos. ¿Será de nuevo un evento inesperado fuera de los mercados financieros, a saber, el nuevo coronavirus China 2029 y sus efectos en el comercio mundial y especialmente en el comercio entre Estados Unidos y China que desencadenará una nueva depresión económica?

Hasta alrededor del 20 de enero, cuando surgieron las noticias acerca del coronavirus estallando sobre Wuhan, China y ciudades circundantes, que los mercados financieros mundiales y especialmente en los EE.UU. se mostraron optimistas de que las acciones combinadas de la Reserva Federal para inyectar más liquidez y de la Administración Trump para hacer todo posible en un año electoral mantendría la economía positiva. Las acciones continuaron su ascenso artificial a medida que la liquidez de la Fed avivó los fuegos del mercado bursátil más sobrevalorado en la historia de Estados Unidos para enero.

Sin embargo, desde entonces, a medida que las cifras oficiales de infección en China se disparan a diario y las muertes atribuidas al coronavirus aumentan, se está comenzando a realizar que el principal centro de manufactura del mundo y fuente de una gran parte de las cadenas de suministro industriales globales, China, podría enfrentar consecuencias económicas catastróficas de la emergencia de salud y los cierres de cordón sanitario resultantes de ciudades que involucran en este punto a más de 77 millones de ciudadanos y la industria manufacturera que está vinculada a ella. Eso a su vez podría arrastrar al mundo entero, especialmente a los EE.UU., a una grave recesión económica en un momento en que no está bien preparado.

La economía estadounidense ya es frágil

Lo que generalmente se minimiza en los principales medios de comunicación es el hecho de que la economía más grande del mundo, Estados Unidos, ya mostraba signos alarmantes de declive económico antes del shock del virus de China.

Una de las caídas más alarmantes en los últimos meses antes de enero fue el sector que muchos creyeron que seria el líder de un renacimiento energético estadounidense, es decir, el sector del petróleo y el gas que alguna vez estuvo en auge. Durante la última década, para sorpresa de gran parte del mundo, Estados Unidos emergió como el mayor productor mundial de petróleo, superando a Rusia y Arabia Saudita. A principios de enero, la producción de petróleo en Estados Unidos era de 13 millones de barriles por día. La gran parte de ese aumento se debió a pozos no convencionales de petróleo de esquisto bituminoso, la mayoría en Texas.

La industria de la energía de esquisto bituminoso de los Estados Unidos ha depositado sus esperanzas en el reciente acuerdo comercial entre Estados Unidos y China en el cual China acordó comprar productos energéticos adicionales por valor de $18.5 billones de dólares estadounidenses en 2020. Esto es el doble de las importaciones estadounidenses de $9.1 billones de dólares en 2017, más un extra de $33.9 billones en 2021. Estas cuotas representarían una duplicación este año de las importaciones mensuales récord anteriores de China de petróleo crudo, gas natural licuado (GNL) y carbón de los EE.UU., y una triplicación del año próximo.

Todo esto fue antes de la erupción del coronavirus y las consiguientes prohibiciones de viaje a China por parte de las principales aerolíneas, así como el cierre de un gran número de fábricas en China. Ahora los precios del petróleo están cayendo bruscamente ante la expectativa de que el mayor importador mundial de petróleo, China, importará significativamente menos petróleo en los próximos meses a medida que la economía se ve afectada por las consecuencias de la epidemia de virus. A fines de enero, la demanda china de petróleo se había reducido en aproximadamente 3 millones de barriles por día, o el 20% del consumo total, y el precio del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) es inferior a $50. Este es el mayor shock a la demanda de petróleo desde la crisis financiera de 2008.

En enero, los precios del petróleo intermedio de Texas cayeron un 15%, la peor caída de enero desde 1991. A medida que los informes diarios sobre el aumento de las víctimas del virus de China parecen empeorar, los precios continúan cayendo a pesar del corte de enero de 1 millón de barriles diarios de petróleo por la guerra civil de Libia. A medida que el daño causado por la epidemia de China continúa creciendo, la demanda mundial de petróleo seguirá disminuyendo. Eso significa una catástrofe para la frágil industria petrolera de esquisto bituminoso de EE.UU., a pesar de la decisión de emergencia de la OPEP de reducir la producción.

Ya en diciembre de 2019, antes de la noticia del virus de China, el número de solicitudes de quiebra de compañías de petróleo de esquisto bituminoso de EE.UU. aumentó significativamente a medida que los precios se mantuvieron por debajo de la rentabilidad. Según el monitor de la industria, Baker Hughes, el número de plataformas activas de perforación de petróleo y gas en los EE.UU. ha disminuido en 265 desde hace un año, a 790 plataformas. Muchas compañías de petróleo y gas de Estados Unidos están esperando desesperadamente un nuevo auge de las exportaciones a China. Si bien incluso eso fue optimista, los últimos desarrollos podrían convertirse en una pesadilla para los productores de esquisto de EE.UU. que enfrentan costos crecientes y una disminución de la productividad de los pozos.

Transporte de EE.UU. en crisis

A diferencia del mercado de valores, que puede aumentar a medida que las empresas utilizan la liquidez proveida por la Fed para simplemente comprar sus propias acciones en lugar de invertir en nuevas plantas y equipos, la economía real depende del movimiento de las mercancías de transportes de carga a través de toda la economía. En los Estados Unidos, el transporte de camiones (Trucking) es importante. Aquí los indicadores no han sido positivos desde mucho antes de los eventos del virus de China. En diciembre pasado, uno de los grupos de camioneros más grandes de Estados Unidos, Celadón de Indiana, solicitó protección por bancarrota, la bancarrota del trucking más grande en la historia de los Estados Unidos con más de 3,000 conductores. En los primeros tres trimestres de 2019, casi 800 transportistas de camiones fallaron, más del doble de los fracasos en 2018, según Broughton Capital, una firma de datos de la industria del transporte.

Y la disminución en los envíos de bienes de EE.UU. no ocurrio solo en el transporte por camión. Estaba en todos los ámbitos. Según el grupo comercial, Cass Index for Freight Shipments, en enero, año tras año, el volumen total de bienes enviados por ferrocarril, barcaza, aire y tierra en los EE.UU. Cayó un 7,9%. Esa fue la decimotercera disminución mensual año por año y la caída más fuerte desde la crisis financiera de noviembre de 2009. No incluye productos a granel como el grano, pero incluye cosas como automóviles y piezas para auto. El transporte ferroviario disminuyó un 9,2%. Una de las principales razones de los descensos es la debilidad en la manufactura estadounidense. Los empleos no están regresando a los Estados Unidos desde China a pesar de las recientes afirmaciones, al menos en un número significativo. En cambio, el Índice de Gerentes de Compras ISM para diciembre cayó 0,9 puntos porcentuales desde noviembre a 47,2%. Fue el quinto mes consecutivo de contracción, y la contracción más rápida desde junio de 2009. El empleo, los nuevos pedidos, los nuevos pedidos de exportación, la producción, la acumulación de pedidos y los inventarios todos se contrajeron.

Además de esto, se encuentra el estado débil de los agricultores de EE.UU. después del severo daño climático en 2019 y el corte de las exportaciones a China como resultado de la guerra comercial. El tan promocionado acuerdo comercial de la Fase 1 entre Estados Unidos y China en diciembre exige que China importe unos $50 billones de productos agrícolas estadounidenses que, de ser cierto, darían un gran impulso a los agricultores estadounidenses. En todo el 2017, Estados Unidos exportó $19 billones en productos agrícolas, incluidos la soja y el maíz a China. Ahora, a medida que el coronavirus se propaga por China, la probabilidad del aumento de las exportaciones agrícolas se desvanece día a día. Pekín ya ha insinuado que solicitará una reconsideración del nuevo acuerdo comercial debido a los impactos del virus. En 2019, las bancarrotas agrícolas estadounidenses fueron un 24% más altas que en 2018 en medio de una de las peores crisis desde la década de 1980. La pérdida del gran mercado de exportación de China en 2020 será un golpe devastador para miles de agricultores que apenas pueden sobrevivir.

Todo esto en sí mismo no crea una catástrofe económica. Sin embargo, el shock inesperado de la mayor crisis en la historia reciente que ha interrumpido las cadenas de suministro desde el centro de fabricación mundial, China, tendrá consecuencias incalculables para corporaciones estadounidenses como Boeing, GM, Apple y muchas otras si la crisis continúa creciendo, lo cual, desafortunadamente, muestra todos los signos de hacer.

Para millones de estadounidenses comunes, el mercado bursátil en alza de los últimos diez años, de tasas de interés ultrabajas, ha sido la principal fuente de sus ahorros para la jubilación. Ahora, con los mercados bursátiles en todo el mundo en ventas empinadas por temor al impacto del coronavirus en la economía mundial, la liquidación (selloff) podría convertirse rápidamente en una liquidación de pánico que anularía los ahorros de millones de estadounidenses. Con solo un 41% de las familias estadounidenses con al menos $1000 en ahorros contra una emergencia, el impacto podría ser severo.

La diferencia con la economía de esta crisis, a diferencia de las que existían hace veinte años, es el dramático impacto de la globalización de la economía mundial, con China recibiendo la mayor parte del outsourcing de fabricación de Occidente, especialmente de los Estados Unidos. Los principales fabricantes de automóviles de Corea del Sur, Hyundai y Kia, acaban de anunciar la suspensión de la producción en Corea porque su vital cadena de suministro de componentes en China permanece cerrada debido al coronavirus. Asimismo, la industria alemana se ha vuelto fuertemente dependiente de las exportaciones de China desde piezas de automóviles hasta máquinas-herramienta, todo ahora en el limbo. Francia, Italia y otras economías de la UE también se verán muy afectadas.

Stephen Innes, de AxiCorp, advierte que “cualquier shock económico a los colosales motores industriales y de consumo de China se extenderá rápidamente a otros países a través del aumento de los vínculos comerciales y financieros asociados con la globalización”. Y pocos países son más vulnerables a tales conmociones que Estados Unidos. Incluso con la crisis del SARS de 2003 en China y Hong Kong, el grado de globalización hacia China fue mucho menor.

Con la deuda total de la economía mundial en un nivel récord, y también la de los Estados Unidos, la inesperada catástrofe de salud en China podría tener un impacto económico que pocos podrían haber imaginado hace solo unas semanas. No tenemos un informe exacto de cuánta fabricación china está cerrada hasta la fecha o durante cuánto tiempo y la interrupción de la cadena de suministro global apenas está comenzando. Esto tiene el potencial de sacudir al mundo pero los mercados financieros felizmente ignoran todo.

F. William Engdahl es consultor y conferenciante de riesgos estratégicos, es licenciado en política por la Universidad de Princeton y es un autor de éxito en ventas de petróleo y geopolítica, exclusivamente para la revista en línea “New Eastern Outlook”, donde se publicó originalmente este artículo.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: